El diseñador francés Nicolas Chapel añade: “¡Para este modelo conceptual hubiéramos podido hacer algo loco! Pero, al mismo tiempo, nuestra filosofía de diseño siempre gira en torno a la función. Por eso hemos incorporado en el diseño las funciones necesarias para poder hacer algunos trucos con la moto. ¡No es solo un ejercicio de diseño!”
El equipo de diseño partió de la XJ6. “Es una buena base porque es una motocicleta ligera que sirve perfectamente como primer paso en este mundo. El motor es fácil de controlar. No queríamos partir de una moto de 1000cc que solo los pilotos profesionales saben manejar. Y queríamos un aspecto juvenil.”

Luego se presentaron los requisitos funcionales.
“Habían 3 áreas principales en las que queríamos trabajar” explica Nicolas.
“En primer lugar, consideramos la libertad de movimiento del piloto Esto significa que desarrollamos unos estribos del estilo bmx en la parte delantera y trasera de la moto. Además, la zona del manillar tenía que estar limpia, por lo que tuvimos que rediseñarla completamente y desplazar los instrumentos al depósito.”

“Luego añadimos más controles en la moto. Un acelerador accionado con el pulgar, además del acelerador normal, y una manivela de freno en el manillar izquierdo. Y para hacer la moto ultra responsiva y agresiva instalamos una corona trasera de diámetro enorme.”